El reto para el 2017 es seguir trabajando en conjunto con los profesores, los alumnos y los padres de familia sanroquinos con el objetivo de mantener la calidad educativa que hemos sabido ganar con mucho esfuerzo y dedicación

Un colegio de gran corazón

Corría el año de 1959 cuando los primeros vecinos de la flamante urbanización de San Roque se reunieron para pedirle a doña Alicia Casildo que abriera un colegio en dicha zona de Surco.

En ese entonces, los niños y jóvenes sanroquinos tenían que trasladarse a otros distritos como Chorrillos, Barranco o Surquillo para acceder a una educación privada, por eso resultaba necesario contar con un colegio particular que estuviera ubicado dentro de la misma urbanización.

Sin duda alguna, los vecinos de San Roque no pudieron haber elegido una mejor candidata para llevar a cabo dicha labor, pues la señora Casildo era una experimentada maestra, cuya trayectoria profesional garantizaba la creación de una institución educativa innovadora y de calidad.

Es así que, con el apoyo incondicional de su esposo Basilio Flores, doña Alicia funda ese mismo año el San Roque, primer colegio privado católico de la urbanización del mismo nombre.

Desde que abrió sus puertas, el colegio recibió una acogida inmediata. Los alumnos sanroquinos comenzaron a multiplicarse rápidamente y,  en tan sólo una década, se vieron obligados a trasladarse desde reducidos locales en la Av. Jorge Chávez y en la Av. El Parque hasta el amplio local que ocupan actualmente en la Av. Esteban Cámere.

A través del tiempo, el espíritu del San Roque siempre fue el mismo: era en sus inicios un colegio pequeño con un corazón grande y con el paso de los años se ha convertido en un gran colegio con un amor inmenso por una educación basada tanto en la obtención de conocimientos como en la formación en valores.

Educación en mente, cuerpo y alma

Debido a su fe religiosa, su patriotismo y su labor como educadora, la señora Casildo no encontró mejor manera de unir lo que más amaba que fundar el colegio San Roque bajo un lema que resumiera esos tres valores fundamentales que rigieron su vida: Dios, patria y formación.

De tal manera que la institución que ella misma dirigió durante más de una década, imparte valores religiosos que, de la mano con una enseñanza activa y sumada a una formación integral, tanto en habilidades académicas, artísticas, deportivas y de acción social, dan como resultado un alumno competente para que se desarrolle un futuro profesional y contribuya con el bienestar de la sociedad peruana.

Un colegio con visión de futuro

A lo largo de sus casi 60 años de fundación, el colegio San Roque ha destacado en arte, deporte, desfiles escolares y ciencias, siendo esta última área que goza de mayor prestigio actualmente debido a los diversos premios locales, nacionales e internacionales que viene ganando desde hace más de 15 años.

El reto para el 2020 es seguir trabajando en conjunto con los profesores, los alumnos y los padres de familia sanroquinos con el objetivo de mantener la calidad educativa, la cual queda demostrada gracias a la reciente acreditación otorgada en 2016 por el SINEACE (Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa) y que ha convertido al San Roque en el primer colegio privado católico en obtener dicho reconocimiento.

Clases de Inglés

Clases de Natación

Clases de Natación

Laboratorio de Química

Laboratorio de Química

Bioquímica

Bioquímica

Biblioteca

Biblioteca

Creatividad